martes, 1 de septiembre de 2015

¿Son compatibles Darwin y Piaget?

            Existe la idea entre algunos psicólogos, según la cual, la psicología evolucionista, basada en Darwin y sus seguidores, es incompatible con la teoría del desarrollo cognitivo de Piaget. Básicamente se esgrimen dos motivos.
            El primero, es que la psicología evolucionista hace énfasis en el innatismo, mientras que la teoría de Piaget hace énfasis en los caracteres adquiridos mediante la educación. La psicología evolucionista postula que sobrevivieron aquellos de nuestros ancestros cuyos cerebros los condicionaran a actuar de forma ventajosa frente a las condiciones de la sabana africana. Así pues, según la psicología evolucionista, venimos al mundo con muchos rasgos mentales. En cambio, la teoría de Piaget dice que, si no hay un ambiente estimulante, los individuos no desarrollarán muchos rasgos mentales que exhiben los adultos en las sociedades modernas, y se comportarán más bien como niños. Para estos autores, la cultura es crucial.

            El segundo argumento, corolario del primero, tiene que ver con la unidad psíquica de nuestra especie. Los psicólogos evolucionistas dicen que, en tanto muchos de nuestros rasgos son innatos, cabe esperar en todas las sociedades más o menos los mismos patrones mentales. Autores como los esposos Daly y los esposos Cosmides han tratado de corroborar esto. En cambio, los seguidores de Piaget postulan que hay grandes diferencias entre el modo de pensar de una y otra sociedad, precisamente porque no todas las sociedades estimulan el desarrollo cognitivo de la misma manera. Autores como Luria, Vygotsky y Levy-Bruhl (no propiamente discípulos de Piaget, pero ciertamente parte de la misma corriente teórica), trataron de corroborar esto en estudios comparativos.
            En realidad, no hay incompatibilidad. Los psicólogos evolucionistas estudian un tipo de rasgos mentales, y los teóricos del desarrollo cognitivo estudian otros. Los psicólogos evolucionistas estudian fenómenos como la agresión, la selección de pareja, el nepotismo y las relaciones familiares. Si bien no descuidan los aspectos cognitivos de la mente humana, no es su principal área de interés.
Los teóricos del desarrollo cognitivo, por su parte, estudian fenómenos cognitivos, como la habilidad para reconocer la conservación del volumen de los objetos, superar el egocentrismo, comprender la causalidad, distinguir los sueños de la realidad, etc.
En función de eso, es perfectamente posible hacer una síntesis de ambas tradiciones teóricas. La mente humana tiene rasgos innatos y rasgos adquiridos, rasgos universales y rasgos con particularidades culturales. La psicología evolucionista documenta los rasgos universales e innatos, los piagetianos documentan los rasgos particulares de las sociedades cognitivamente avanzadas, adquiridos mediante estímulos externos. Así pues, es perfectamente posible explicar los celos de un jefe de una tribu africana, a través de los conceptos de la psicología evolucionista; y a la vez, se puede explicar la incapacidad de ese jefe para abandonar las creencias en brujas, a través de la teoría de Piaget.

Hay, además, un vínculo adicional entre la psicología evolucionista y la teoría del desarrollo cognitivo: ambas molestan bastante a la gente políticamente correcta. El avance de la izquierda posmoderna en la academia ha hecho que se consideren algunos rasgos mentales como universales y otros como particulares, pero se hace de forma errada. Se dice, por ejemplo, que es sólo una construcción cultural que los hombres sean más promiscuos que las mujeres; se niega como rasgo universal que las mujeres tengan más inclinación al cuidado de los niños. Al mismo tiempo, se proclama como universal la capacidad cognitiva para completar silogismos, para pensar lógicamente; supuestamente, todos los pueblos del mundo son racionales por igual.
Lamentablemente, la academia dominada por políticamente correcto tiene los datos invertidos: atribuye particularidad cultural a rasgos que son universales, y atribuye universalidad a rasgos que son culturalmente específicos. La combinación de la psicología evolucionista con la teoría del desarrollo cognitivo, sirve para corregir estas distorsiones inducidas por prejuicios ideológicos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada