martes, 29 de septiembre de 2015

"PK", la película más taquillera de Bollywood, decepciona

            Es fácil hacerse la imagen de la India como un país de masas de devotos que se bañan en ríos contaminados por cadáveres flotantes, gente que come al lado de una vaca defecando en plena calle, superstición astrológica bestial, fanáticos terroristas religiosos que ponen bombas en trenes, y gurús corruptos que se enriquecen con la ingenuidad de los devotos.
            Esa imagen, sin duda, es en parte real. Pero, hay buenas noticias: PK, protagonizada por Amir Khan y estrenada en 2014, es la película más taquillera de toda la historia de Bollywood. Digo que esto es una buena noticia, porque si bien en India hay aun masas de fanáticos en las aldeas, el número de racionalistas empieza a crecer. PK es una película tenuemente crítica con la religión, y el hecho de que batiera récord de taquilla en India, es indicativo de que el pueblo indio ha avanzado en su modernización.

            La película narra la historia de un extraterrestre que pierde contacto con su civilización, y debe aprender las costumbres de los humanos (lo mismo que los gringos con sus películas sobre extraterrestres, ésta es bastante etnocéntrica, de forma tal que el extraterrestre interactúa sólo con indios). El extraterrestre, muy inocente (más que E.T., diría yo), tiene dificultad en entender la corrupción humana, así como las cosas absurdas que nuestra especie hace. Pero, poco a poco, va entendiendo las cosas. Y, en ese descubrimiento, se enfrenta con un gurú hindú corrupto que explota a su feligresía. En ese enfrentamiento, el extraterrestre tiene como aliado a una periodista que también ha sufrido a causa de la religión, pues en una confusión, su novio pakistaní la abandonó, aparentemente porque ella era hindú y él musulmán.
            Amir Khan es probablemente la estrella más renombrada de Bollywood en estos tiempos. Me complació mucho ver su sobria actuación en Mangal Pandey, una película sobre la rebelión de los cipayos en el siglo XIX. En esa película, aparece un Khan tremendamente masculinizado e imponente. En PK, a pesar de que Khan aparece más musculoso que en sus anteriores películas, su personaje raya en lo tonto, al punto de que desagrada.
            Y, ésa es la tonalidad general de la película: cursi, tonta y simplona. En las escenas finales, PK se convierte en un melodrama insoportable: el extraterrestre está enamorado de la periodista, pero ésta descubre que el abandono de su novio pakistaní fue debido a una confusión, y regresa con él. Todo este culebrón rosa es transmitido en televisión nacional de la India.
            Estas cursilerías suelen ser típicas en Bollywood. Pero, a la vez, la mediocridad de los guiones es compensada por las canciones y los bailes, los cuales suelen deleitar. PK no es excepción, y la música y la coreografía es lo mejor de la película.

            Con todo, PK no deja de ser decepcionante. Pues, la película tiene la oportunidad de hacer una crítica más aguda de la religión, en un país al cual el racionalismo le hace mucha falta. Pero, en vez, prefiere denunciar sólo los abusos de los gurús corruptos, sin detenerse a hacer cuestionamientos más profundos, como por ejemplo, el mismo contenido de las doctrinas religiosas (la existencia de Dios, la inmortalidad, etc.). Asimismo, la forma tan cursi y poco realista en que se presenta la historia, supongo, hará que mucha gente no se tome muy en serio el contenido crítico de la película, y al salir del cine, continuará normalmente con su vida religiosa.

3 comentarios:

  1. Que vacía persona eres! La película tiene un gran mensaje! Pero sin duda no es para todos!

    ResponderEliminar
  2. Que vacía persona eres! La película tiene un gran mensaje! Pero sin duda no es para todos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amir Khan hizo dos películas que me gustaron mucho: Lagaan y Mingar Pandley. Francamente, su rol en esta película es idiotizado.

      Eliminar