domingo, 19 de febrero de 2017

La logia P2 y sus conspiraciones

En medio de tanta teoría conspiranoica sobre los masones, ¿es posible separar el trigo de la paja? ¿Habrá alguna conspiración masónica que sí sea real? Sí; pero sólo a medias.
            La masonería italiana creó una logia en 1877, bajo el título de Propaganda Due, o como suele llamársele, P2. La logia funcionó como cualquier otra, pero resultó inevitable que, estando alojada en Italia, hacia la década de 1970 se involucrase en actividades fraudulentas asociadas al crimen organizado, uno de los grandes males de la nación italiana.
            La masonería siempre ha promovido el cultivo de virtudes cívicas, y así, los cabecillas de la masonería italiana empezaron a ver con preocupación la asociación de P2 con actividades criminales. Licio Gelli, un mafioso, logró convertirse en el gran maestre de esa logia, y empezó a organizarla más como una pandilla de delincuentes, y menos como el club democrático que suelen ser las logias. Gelli no estaba interesado en las relaciones democráticas típicas de la masonería, y dirigía su logia como un gángster, a quienes los demás miembros tenían que rendirle pleitesía.

            En 1976, la autoridad central de la masonería italiana, el Gran Oriente de Italia, suprimió P2. Pero, Gelli seguía reuniéndose con los miembros de su logia, usando los ritos típicos de la masonería. Y así, aun si esa agrupación había dejado de contar con el aval del resto de los masones, se hacía llamar a sí misma masónica, y la opinión pública así la percibía. Los medios de comunicación vinculaban a la masonería con todas las actividades escabrosas que P2 hacía, a pesar de que, vale insistir, desde 1976, el Gran Oriente de Italia había retirado su afiliación a ese grupo.
            Bajo la conducción de Gelli, P2 hizo negocios con la mafia y con el Vaticano. Uno de sus secuaces, Roberto Calvi, estuvo involucrado en el Banco Ambrosiano, con conexiones con el Banco Vaticano. El banco en cuestión sirvió para el lavado de dinero de muchos mafiosos, y participaba también en operaciones riesgosas. Al final, colapsó. Calvi huyó de Italia, pero en 1982 apareció colgado muerto bajo un puente en Londres, con ladrillos en sus bolsillos. Esta macabra circunstancia levantó el rumor de que la masonería lo había asesinado, por la revelación de algún secreto ritual. A pesar de que el crimen generó mucha especulación sobre intrigas, y los detectives tardaron en resolverlo, se determinó que los responsables de la muerte de Calvi fueron personajes de la mafia italiana. Obviamente, ante el fiasco del Banco Ambriosano, Calvi tenía deudas pendientes con algunos de sus compañeros en el mundo criminal. Pero, en vez de admitir que se trataba de un crimen relacionado con la mafia, la prensa volvía a la antigua obsesión con los masones y sus secretos.
            P2 también tramaba una conspiración para hacerse con el poder en Italia. Recurrentemente se ha acusado a la masonería de sembrar la cizaña para hacer revoluciones que, como la francesa, van contra los poderes tradicionales. En ese sentido, en la mente conspiranoica, los masones tradicionalmente han estado más asociados a la izquierda, que a la derecha. Pero, el complot de P2 era de extrema derecha: la larga lista de conspiradores constaba de personajes prominentes de la derecha y la extrema derecha italiana (entre ellos Silvio Berlusconi), y su plan de acción, tal como aparecía detallado en documentos que se encontraron ras una redada policial, contemplaba medidas fascistas.

            Al final, el escándalo se destapó y el gobierno italiano de turno colapsó (pues, aparentemente, estaba masivamente infiltrado por miembros de P2) . Aquello era un grupo de conspiradores fascistas que usurparon el nombre y los ritos de la masonería, aun cuando el resto de los masones en Italia habían condenado duramente las actividades criminales de P2, y los habían expulsado de la masonería. La conspiración de P2, pues, no era verdaderamente masónica. Pero, tras casi tres siglos de teorías conspiranoicas, es difícil lavar la reputación de la masonería frente a la opinión pública.

1 comentario:

  1. Vaticano massone, verità e leggende http://www.lanuovabq.it/it/articoli-vaticano-e-massoneria-le-solite-leggende-in-libreria-6507.htm#.WKn_9wuQW-Q.twitter

    ResponderEliminar