viernes, 9 de octubre de 2015

¿Murió Sucre en una conspiración masónica?

            La muerte del Mariscal Sucre en Berruecos, en 1830, es un enigma para los historiadores. Sucre era el consentido de Bolívar, y éste estaba ya camino al destierro, pues en una serie de sucesos dramáticos, había perdido el fuelle político en Bogotá. Una conspiración se armó, no ya en contra de Bolívar, sino en contra de su delfín Sucre. El artífice de esta conspiración, parece, fue José María Obando, una de las figuras prominentes en la facción anti-bolivariana de Bogotá.
            Pero, el asunto en realidad nunca estuvo del todo claro. Y, como suele ocurrir, hay especulaciones añadidas. Varios historiadores manejan la hipótesis de que, quizás, Sucre fue asesinado en un extraño ajuste de cuentas relacionado con la masonería. Tanto Bolívar como Sucre pertenecían a la logia Lautaro. Según comenta el historiador César Vidal en su libro Los masones, en la emancipación de las naciones hispanoamericanas la masonería movió los hilos. Pero, al final, Bolívar había quedado ya desencantado con las sociedades secretas, pues veía en ellas un tremendo peligro subversivo, y por supuesto, al final, esta subversión lo condujo al destierro.

            A decir verdad, no hay datos contundentes que sugieran que, en efecto, Sucre fue asesinado por los masones. ¿Por qué lo harían? Cuatro años antes de la muerte de Sucre, hubo otro aparente asesinato, relacionado con la masonería. En el pueblo de Batavia, en el estado de Nueva York, un tal William Morgan intentó entrar en una logia local, pero fue rechazado. Como venganza, amenazó con publicar un libro en el cual se revelaría algunos de los secretos masónicos. Morgan desapareció prontamente, y se rumoró que había sido asesinado por los masones de la localidad. Pero, éstos alegaron que le habían pagado 500 dólares para que se fuese, y Morgan aceptó el trato. Nunca se supo realmente qué ocurrió.
            Si acaso los masones sí mataron a Sucre, cabe la posibilidad de que pudo haber sido por un motivo similar al que se rumoreó en torno a Morgan cuatro años antes. Quizás Sucre, desencantado igual que Bolívar de las sociedades secretas, se disponía a revelar algunos de sus secretos. Pero, realmente, en torno a los masones ha habido tantos alegatos conspiranoicos ridículos, que suscita muchas dudas. El asunto de Sucre aparece más bien como una de las primeras tonterías que se han dicho sobre esta sociedad secreta.

            De los masones de ha dicho que orquestaron los asesinatos de Jack el Destripador, que crearon el Ku Klux Klan, que planifican con los judíos y los illuninati (un grupo que ya ni siquiera existe) la conquista del mundo, que participaban en macabros ritos satánicos, y que mataron al banquero Roberto Calvi. Todas estas teorías conspirativas son de data más reciente (empezaron a finales del siglo XIX), pero es plausible pensar que, en 1830, el espíritu conspiranoico ya estaba presente en nuestro continente, y así, se inventaron las historias sobre la conexión con la emboscada de Berruecos. El hecho de que todas esas conspiraciones han resultado ser falsas, debería inclinar la balanza hacia la idea de que la masonería nada tuvo que ver con la muerte de Sucre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada