domingo, 30 de noviembre de 2014

Sobre el principio antrópico final



Es muy común levantar alarmas proclamando la proximidad del fin del mundo. Los fanáticos religiosos lo hacen anunciando el apocalipsis, pero algunos filósofos serios también lo hacen, anunciando la probabilidad de que estemos en las fases finales de la especie humana, a partir del llamado ‘argumento del juicio final’ (doomsday argument), y la evaluación de riesgos existenciales globales (guerra nuclear, impacto de asteroides, epidemias, desastres tecnológicos, etc.).

            Pero, así como hay argumentos apocalípticos, hay también argumentos esperanzadores que pretenden asegurarnos que la especie humana será duradera. El más llamativo parte del llamado ‘principio antrópico final’, desarrollado por los físicos John Barrow y Frank Tipler. El principio enuncia lo siguiente: “la vida que procesa información debe venir a existir en el universo, y una vez que lo haga, nunca desaparecerá”.
            Este principio es derivado de la formulación original del principio antrópico, el cual postula sencillamente que, para que la vida (y particularmente la especie humana, de ahí su nombre) tal como la conocemos apareciera, tuvieron que darse las constantes de la física que tiene el universo. Ésta es la versión “blanda” del principio antrópico, pues no señala que el universo fue creado por una inteligencia con el propósito anticipado de hacer aparecer la especie humana; sencillamente señala que, si hubiera habido otras constantes, nosotros no estaríamos acá.
            Otros filósofos han llevado el principio antrópico más lejos, y han postulado una versión “fuerte”: el universo fue diseñado por una inteligencia con el propósito de hacer aparecer la vida y la especie humana. Esta versión del principio antrópico es predilecta entre teístas que quieren demostrar la existencia de Dios a partir de la supuesta evidencia de diseño en el universo.
            A partir del principio antrópico fuerte, Tipler desarrolló la idea de que, si el universo está diseñado para que la especie humana apareciera (o, al menos, una especie inteligente), entonces, también ha de estar diseñado para que, una vez que la especie humana aparezca, nunca se extinga. Así, Tipler nos ofrece garantía de la eternidad de nuestra especie.
            El argumento de Tipler ha sido ridiculizado y vapuleado por la abrumadora mayoría de filósofos. Yo, en cambio, lo veo razonable. Yo sólo acepto el principio antrópico en su versión “blanda”, y no me parece que, de las constantes que exhibe el universo, debemos concluir que hay un diseñador cósmico; mi opinión es que la existencia de Dios sigue sin estar demostrada. Pero, si llegare a aceptar el principio antrópico fuerte, y aceptare que tras el universo yace un creador inteligente, entonces sí vería razonable asumir que ese diseñador, si ajustó todo para asegurarse de que surgiera la vida inteligente, se habría asegurado también de que la especie humana (u otra forma de vida inteligente) no se extinguiría. Si Dios es omnipotente y omnisciente, ¿para qué habría creado (indirectamente) a la especie humana, sólo para que ésta se extinga eventualmente?
            Así pues, yo sí veo una conexión lógica entre demostrar la existencia de Dios, y demostrar la eternidad de la especie humana. En otras palabras, si se demuestra que Dios existe, entonces se estaría demostrando que la especie humana no desaparecerá. Eso no implica que no puedan vivirse momentos apocalípticos críticos, que la especie humana no reduzca sus números dramáticamente, o que no se llegue a condiciones de vida muy deplorables, escenarios propios de la ciencia ficción post-apocalíptica. Pero, sí implicaría que la especie humana no se extinguiría.
            Y, de hecho, me parece que precisamente esto anuncian los predicadores religiosos apocalípticos. En toda su morbosa imaginación, el libro de Apocalipsis no dice que la humanidad entera perecerá; ciertamente habla de terroríficas catástrofes, pero es lo suficientemente cuidadoso como para hablar de la destrucción de una tercera parte de la humanidad, y aún frente a la destrucción cósmica, siempre persiste un número de sobrevivientes. De hecho, después de los terribles acontecimientos que anuncia, Apocalipsis reserva los últimos dos capítulos para describir a la Jerusalén celestial, la cual existirá eternamente.
            El anuncio de Apocalipsis es, por supuesto, una fantasía religiosa que no debe ser tomada en serio. Pero, veo al menos razonable aplicar el razonamiento del principio antrópico final (aunque, es un asunto que amerita mucha discusión), y concluir que, si Dios existe y nos creó, no permitiría que nosotros, su creación especial, desaparezcamos. Por supuesto, esta implicación depende de la premisa original, según la cual el universo ha sido diseñado por Dios. Esa premisa original, lamentablemente, la encuentro muy cuestionable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada