sábado, 27 de septiembre de 2014

La monja Forcades, el aborto, y el Estado de bienestar



La monja Teresa Forcades es una figura sumamente lamentable (y no es causal que viniese a Venezuela a hacer propaganda a favor de Chávez, otra figura lamentable). Si es monja, adquirió un compromiso con la doctrina de la Iglesia Católica. Si no está dispuesta a seguir esa doctrina, debería sincerarse, y hacer como Lutero, y tantos otros valientes, que sencillamente, colgaron los hábitos. Yo comparto algunas de las opiniones de Forcades, pero precisamente, dejé de ser católico por ello. Pero, en todo caso, Sor Teresa también dice estupideces: que las vacunas causan más daños que beneficios, que  los transgénicos son peligrosos, etc.

            Escuché ayer en la radio a la monja hablar sobre el aborto. Curiosamente, su postura en torno al aborto no es la típica de los defensores (como yo): a saber, que el embrión no puede considerarse propiamente una persona, y que cuando se acaba con su vida, no hay ningún homicidio. Forcades más bien defiende una versión (nada innovadora, en realidad) del argumento de la filósofa Judith Jarvis Thomson: aun si el embrión fuese una persona, su madre no está en la obligación de someterse al suplicio del embarazo. Thomson proponía el célebre ejemplo de un violinista talentosísimo que necesita diálisis, y se obliga a una persona a someterse a transfusiones de sangre por nueve meses para salvar al violinista. La analogía de Thomson pretende ilustrar que, aun si el sacrificio de nueve meses sirve para salvar una vida, hay un derecho más fundamental a la elección que no puede ser violado. Del mismo modo, Forcades dice que, así como el Vaticano no obliga a un padre a ofrecer su riñón a un hijo que lo necesita, tampoco debe obligar a la madre a albergar nueve meses en su vientre a un feto.
            Nunca me ha convencido mucho el argumento de Thomson (y Forcades), porque a diferencia del violinista (o del padre con un riñón para el hijo), la mujer embarazada tomó la decisión de tener relación sexual, y con esto, implícitamente asume las consecuencias de su acto, en vista de lo cual, tiene ahora una responsabilidad. Pero, sí hay algo en el argumento de Thomson (y Forcades) que me atrae: su oposición al utilitarismo, y su defensa de derechos inalienables. Si el donante se somete a las transfusiones, habría gran utilidad en ello, pues se salvaría a un gran violinista; pero Thomson reconoce que hay un derecho más fundamental que, sencillamente, no puede ser violado para generar más utilidad.
            Resulta irónico que la monja Forcades y muchos otros anti-abortistas sean de izquierda. Pues, si utilizamos su argumento, desembocaríamos más bien en posturas propias de la derecha liberal, y no de la izquierda socialista. Pensemos, por ejemplo, en la sanidad pública. Para mantener un hospital público, los ciudadanos deben pagar impuestos. Como la propia palabra lo sugiere, esta contribución es impuesta, no es voluntaria. Al dejar de pagar impuestos, mucha gente morirá porque no tienen hospitales; para salvar a esta gente, el Estado obliga al resto de los ciudadanos a pagar. Opera claramente el principio de utilidad.
Pero, si el ciudadano no tiene obligación de someterse a diálisis para salvar al violinista, el padre no tiene obligación de dar el riñón a su hijo, y la madre no tiene obligación de albergar nueve meses a un feto en su vientre, ¿por qué tengo yo la obligación de entregar mi propiedad (obtenida con mi trabajo) para salvar a otro? Si el vientre es propiedad de la madre, y no tiene obligación de ofrecerlo para salvar a otra persona (y vale destacar que, en el argumento de Thomson y Forcades, el feto sí es persona), ¿por qué tendría yo la obligación de entregar el 10 por ciento de mi sueldo (mi propiedad, lo mismo que el vientre es propiedad de la madre) para salvar a otras personas que hacen uso de la sanidad pública? De la misma forma en que los defensores del aborto rechazan el utilitarismo a favor de un derecho más fundamental (la decisión de la madre a utilizar la propiedad de su vientre como mejor le plazca), los derechistas liberales rechazan el utilitarismo a favor de un derecho más fundamental (la propiedad). Ambas posturas pueden hacer uso de las célebres palabras con las cuales Robert Nozick inicia su obra cumbre Anraquía, Estado y utopía: “los individuos tienen derechos, y hay cosas que ningún grupo o persona puede hacerles (sin violar sus derechos)”. Los cielos se podrán caer, pero la propiedad es la propiedad, y hay que respetarla.
Yo no propongo la postura ultraliberal de eliminar todo tipo de subsidios, acabar con la educación y la sanidad pública, y sencillamente, aceptar una suerte de darwinismo social (que, a fin de cuentas, parecía plantear Nozick). Pero, sí exijo que pensemos más claramente sobre el asunto, y tratemos de encontrar justificaciones más firmes. Pues, los mismos principios que muchos izquierdistas usan para defender el aborto, son también empleados por los derechistas para oponerse al Estado de bienestar.

5 comentarios:

  1. Buenas noches Gabriel. Creo que debería reconsiderar su postura acerca del aborto. Si se profundiza lo suficiente mediante una buena ética, es decir, una moral basada en argumentos racionales estructurados lógicamente y validados empíricamente, se llega a por lo menos a negar la validez de los argumentos de las feministas.

    Entraré a criticar el único argumento que ha dado: "que el embrión no puede considerarse propiamente una persona, y que cuando se acaba con su vida, no hay ningún homicidio"

    Determinar cuando, en que momento de la evolución vital de CUALQUIER ESPECIE de la tierra se alcanza el estatus que se les confiere a los adultos de dicha especie es filosofía y no puede ser especificado científicamente. ¿Es un bebé de un año un ser humano? Un bebé de esa edad tiene menos capacidad intelectual que un chimpancé adulto, un cuerpo aún muy distinto al de un adulto...¿Es ya un ser humano?
    Además en base a ese argumento podríamos justificar el asesinato de CUALQUIER OTRO SER VIVO ya que no es un ser humano.
    Es curioso que la discusión metafísica de si un feto es ya un homo sapiens no se da en ninguna de las demás especies de la tierra, nunca oirás que se hable del feto del pollo, "pero que no es un pollo"...esta deshumanización del bebé no nacido no se debe a causas científicas por tanto, sino al interés de las feministas en deshumanizar al feto para así poder asesinarlo, como todo humano hace cuando pretende asesinar a otro ser humano. Debería ver vídeos de lo que se les hace a fetos de 9 semanas, cuando ya tienen todos los órganos formados, como se les succiona hasta morir y les explota el tórax y se les salen los bracitos, para después licuar los y conventirlos en papilla. Así quizás se dejaría de tonterías. Porque argumentos éticos los hay, y de sobra, puedo pasarme horas mostrándoselos si lo desea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, hay argumentos éticos en contra, pero también a favor del aborto. Es cierto que un bebé de un año tiene menos capacidad intelectual que un chimpancé adulto. Pero, precisamente a partir de eso, el filósofo Peter Singer ha planteado que, en situaciones extremas, sí podría estar justificado el infanticidio. Es un argumento que, a mi juicio, debe considerarse, aunque admito que mi intuición moral es que el infanticidio es inmoral. Pero, esa misma intuición moral me dice que un puñado de células en las primeras semanas de gestación NO es una persona, y no encuentro ninguna objeción moral para acabar con su vida. Respecto al feto de nueve semanas, lo importante es si ese feto siente o no. Y, a las nueve semanas, ese feto no tiene un sistema nervioso, por ende, no veo objetable acabar con su vida.
      Puedo debatir contigo, pero quiero advertirte que, si vuelves a calificar a mis argumentos como "tonterías", suprimiré tus comentarios.

      Eliminar
    2. Al final no hay argumentos éticos para defender el aborto, al menos a partir de determinada fecha. Lo moral razonada, cuanto más profundizas en los razonamientos, llegas a verdades más profundas. Evidentemente hay argumentos hasta para defender la creación inteligente, pero si profundizas más se ve que no son ciertos. La diferencia es que la moral no es como la ciencia: perfectamente objetiva, lo cual no quita para que todo valga y ninguna moral sea preferible a otra. La moral más válida universalmente es aquella mejor razonada lógicamente y bien validada empíricamente. Es por ello que estoy en contra del aborto a partir del momento en el cual es éticamente repugnante acabar con ese ser vivo, pasando a tener los derechos de un ser humano y como tal no se puede defender el derecho de nadie a matarle. Cuando sucede esto, todos los argumentos feministas se hacen humo. De momento no he encontrado ningun argumento feminista que pueda rebatir mis postulados antiaborto, hasta entonces es la ética más objetiva que conozco. (No niego que pueda existir una mejor pero la desconozco)
      No se puede defender el derecho o no a acabar con el feto en base a:
      - No es un ser humano: repito que es totalmente arbitrario estipular que tiene que cumplir cualquier homo sapiens en las multiples y variadas condiciones mentales, físicas...en las que se encuentran los 7.000 millones de ellos que existen en las etapas de la vida fuera del útero y los millones que existen en la etapa pre natal (que también presentan mucha variedad), para que lo consideremos "un ser humano". Un hombre sin piernas, brazos y con 70 de coeficiente intelectual ¿es un ser humano? Hasta los 21 años no alcanzamos la madurez total y a partir de los 40 empezamos a decaer, ¿que tiene de humano un homo sapiens de 90 años con alzheimer? Lo único que comparten es el código genético común.( y ni siquiera eso ya que entre poblaciones humanas alejadas puede haber hasta 0.5% de diferencia genética, con los chimpancés es de 1.5% así que hay que darse cuenta de lo diversos que somos)
      Y repito con este argumento podemos matar a cualquier animal ya que "no es un ser humano" (cosa que no has rebatido) y de hecho es el que usan los pro taurinos. Además, cuando el individuo, con su identidad genética única, es un ser humano es una cuestión no resoluble racionalmente. De hecho es un conocido problema filosófico: (http://es.m.wikipedia.org/wiki/Paradoja_de_Teseo)
      - Es parte del cuerpo de la mujer. Falso. Es un ser vivo dentro de tu cuerpo, no un tumor u otro bulto más.
      - "Tengo el derecho a hacer lo que quiero con mi cuerpo". En caso de que el bebé fuera parte de tu cuerpo (que no lo es) no tendrías porque tener derecho a hacer lo que quisieras con ello. Hay miles de leyes que prohiben que haga cosas con mi cuerpo: por ejemplo drogarme. Con ese razonamiento debería de tener derecho a masturbarme por la calle mirando a las mujeres ya que estoy haciendo uso exclusivo de mi cuerpo.
      - Solo a partir del momento en que pueda sentir sufrimiento hay que impedir su asesinato. Entonces ¿si sedo una persona y la mato. Debería ser legal? El sufrimiento no es la conditio sine qua non, sino que es un causa que refuerza la repugnancia ética de un asesinato.

      Eliminar
    3. Es solo a partir del momento en que ese ser vivo reúne las condiciones que damos a cualquier otro ser vivo para otorgarle la inviolabilidad de su vida cuando no puede matarsele. Y ese momento como muy tarde se produce a la semana 9. Ahí es cuando la ciencia ha establecido un nuevo período en el desarrollo de los homo sapiens, el desarrollo fetal. Ahí ya no estamos ante cuatro células (en realidad todos somos simples compendios de células) sino ante un homo sapiens con cerebro y corazón, con cabeza, piernas y brazos. Todos sus órganos están ya creados y para asesinarle hay que reventar su cuerpo y convertirlo en papilla para poder deshacerse de ello.
      Algunos proabortistas ponen la barrera artificial en el nacimiento, algunos piensan incluso que nacer es lo que te convierte en ser humano. Habiendo visto que lo segundo es profundamente subjetivo y erróneo, ¿porqué habría que poner una barrera en el nacimiento? Ningun bebé nace en una misma fecha concreta ni están igual de desarrollados cuando nacen; es una fecha bien variable y que no se basa en las características intrínsecas del bebé para determinarlo. ¿qué diferencia hay entre un feto de 8 meses y un recién nacido? Prácticamente ninguna. Con ese principio a un bebé de 1 mes no se le podría asesinar solo por el hecho de estar en un sitio físico diferente, es decir en el útero, pero a otro si se le podría asesinar por estar en el útero.
      Se podría decir entonces que la mujer podría tener derecho al asesinato del feto en base a que este depende totalmente de ella y su vida no es viable fuera del útero. Esto es cierto pero solo hasta la semana 22, pues actualmente a partir de esa semana (quinto mes) se puede mantener con vida un feto fuera del útero materno. Pero ¿es la dependencia un argumento real? Un bebé ya nacido, de igual manera, depende al 100% de sus padres y sería totalmente incapaz de sobrevivir sin que se le dedique una gran atención. Entonces, como una madre está obligada a dedicar el buena parte de su tiempo los primeros años tras el parto (hasta que se hace adolescente) debería tener derecho a acabar con él, en caso de que no quisiera seguir siendo madre? Esta situación de dependencia muy alta se da en los primeros años de la infancia, la cual irá progresivamente disminuyendo hasta desaparecer en la etapa adulta. Además con ese supuesto no quiero imaginar la cantidad de mayores de 65 años que serían asesinados o de enfermos dependientes de cualquier tipo.
      Dentro del feminismo también se suele oír el típico eslogan de “las mujeres tienen que tener el derecho de decidir si quieren ser o no ser madres” entonces si seguimos ese argumento ¿deberíamos defender el “derecho” de la mujer a matar asu hijo de 5 años porque ha decidido que no quiere ser madre? ¿Dónde está el límite? ¿acaso alguien les obligó a ser madres y quedarse embarazadas? Parece que ni siquiera se plantean esto y solo se dedican a repetir “memes” carentes de razonamiento. La principal problemática en torno a la que tiene que girar el derecho a abortar consiste en determinar cuando es ético acabar o no con un feto.
      No podemos basarnos en la intuición moral para determinar algo tan importante como el derecho a la vida, porque es una intuición basada en impulsos emocionales exclusivamente, que se activan ante los correctos e incorrectos que nos han sido transmitidos por la cultura en la que se vive(también hay cierta base genética). Un saludo.

      Eliminar
    4. Un toro tiene un sistema nervioso, y obviamente sufre. Un cúmulo de células en las primeras fases de gestación NO tiene sistema nervioso, y ahí no hay ningún sufrimiento. Eso es una diferencia fundamental.
      Yo he dejado claro que NO defiendo el argumento feminista. Si el embrión es una persona, entonces no veo claro que la mujer tenga derecho a acabar con su vida, sólo por su comodidad. Pero, insisto, el problema es que el embrión no es una persona. Es por ello que yo no me opongo al aborto en las primeras semanas de gestación. Al contemplar semanas más avanzadas, sí tengo más dudas.
      Por otra parte, te equivocas cuando sugieres que nadie ha obligado a las madres a estar embarazadas. Hay muchos casos de violación, y en esos casos, yo abriría el compás de tolerancia para el aborto.

      Eliminar