domingo, 19 de junio de 2011

El comunismo y la familia


Cada vez que llega un gobierno con fuertes inclinaciones comunistas o socialistas a algún país del mundo, los opositores alertan que una de las metas del comunismo es la destrucción de la familia. Venezuela no es la excepción. Desde hace varios años, la oposición venezolana ha advertido que el gobierno de Hugo Chávez, autoproclamado socialista, desea despojar a los padres de la patria potestad sobre sus hijos, abolir el matrimonio, etc.

El gobierno de Chávez siempre ha negado tener esas intenciones, y seguramente tiene razón. No se vislumbra en Venezuela, al menos en el mediano plazo, la intención de promover la abolición de la familia. Pero, en la historia del socialismo y del comunismo, no siempre ha sido así. La mayor parte de los teóricos del comunismo, desde Platón hasta Marx, han coqueteado con la idea de que la familia debe desaparecer. Y, no han faltado ‘experimentos sociales’ de comunidades comunistas en las que se prescinde de la familia y el matrimonio como formas de organización social.

Platón, por ejemplo proponía que en su ciudad ideal hubiese una ‘comunidad de mujeres’. Ningún hombre tendría una esposa individual, sino que habría encuentros sexuales casuales. Los hijos no serían criados por sus madres biológicas, sino por un gremio de maestras dedicadas especialmente a las labores domésticas. En esa ciudad ideal, no habría propiedad privada, y eso incluye a las mujeres. Ninguna mujer sería ‘propiedad’ de ningún hombre bajo la institución del matrimonio. Todo sería de todos, incluyendo las relaciones sexuales.

Durante los primeros siglos del cristianismo, varias sectas avocadas a una forma de comunismo primitivo, también pretendieron prescindir de la familia y el matrimonio. Los adamitas, por ejemplo, promovían la promiscuidad entre sus miembros, y practicaban la crianza comunal de los niños. En el siglo XIV, la Hermandad del Espíritu Libre también tenían prácticas afines.

Si bien movimientos como éstos fueron suprimidos, en buena medida debido a la represión de las autoridades eclesiásticas, en el siglo XIX prosperaron experimentos sociales que hicieron resurgir el interés en abolir a la familia y el matrimonio. En EE.UU., la comunidad de Oneida fue notoria por su intento de crear una sociedad absolutamente libre de propiedad privada; como en las sectas más antiguas, todo sería de todos, y esto incluiría, de nuevo, a los cónyuges y a los hijos.

Los teóricos del comunismo utópico, en el siglo XIX, coquetearon con la misma idea. Probablemente el más prominente de éstos fue Charles Fourier: entre sus propuestas, se encontraba la formación de comunas en las que ningún hombre en particular estaría casado con ninguna mujer en particular, las relaciones sexuales se practicarían con muchos compañeros, y ningún niño tendría a ninguna madre o padre en particular, sino que serían cuidados y educados por toda la colectividad. Robert Owen, otro prominente socialista utópico, tuvo propuestas similares.

Marx y Engels tampoco fueron ajenos a estos proyectos. En el Manifiesto del partido comunista, Marx y Engels reprochan a sus críticos el creer que los comunistas desean abolir la familia. Pero, en vez de negar enfáticamente que el comunismo conduciría a la abolición de la familia, Marx y Engels se limitan a decir que, en la sociedad capitalista, la familia ya ha sido corrompida por la explotación y la hipocresía y que, a lo sumo, el comunismo no haría más que legalizar la ‘comunidad de esposas’ que ya existe hipócritamente en el capitalismo. En todo caso, Marx y Engels nunca dejaron suficientemente claro cuál era su propuesta respecto a la familia.

Engels había seguido muy de cerca las teorías del antropólogo Lewis Henry Morgan. Según estas teorías, la familia y el matrimonio no existían en los albores de la especie humana. Los primeros seres humanos habrían vivido en hordas promiscuas, y los niños no habrían tenido una madre y un padre en particular, sino que todos los niños considerarían padres y madres a los adultos de la horda. Según Morgan, la familia empezó a la par de la propiedad privada: cuando los hombres empezaron a acumular riquezas y apropiarse de ellas, desearon pasarlas a sus descendientes, y formaron así la familia, con el fin de asegurarse de que sólo unos individuos seleccionados las recibieran en herencia.

Engels asumía que, con el comunismo, la familia burguesa desaparecería. Nunca dejó claro qué forma de organización social suplantaría a la familia. Pero, es de presumir que, si en el entendimiento de Engels, la familia surgió a la par de la propiedad privada, entonces cuando se alcance el comunismo, y la propiedad privada quede abolida, la familia también quedaría abolida. Sin propiedad privada, no habría necesidad de familia.

En los primeros años de la revolución bolchevique, estas ideas se tomaron muy en serio. Los soviéticos empezaron a promover la promiscuidad. Quizás la más emblemática promotora de la promiscuidad fue la teórica Alexandra Kollonstai, quien defendía la idea de que el sexo debería ser algo tan natural como “tomarse un vaso de agua”: así como no negamos a un extraño un vaso con agua, tampoco deberíamos negarnos a tener relaciones sexuales con personas con las cuales no tenemos muchos vínculos emocionales. Kollonstai soñaba con que los niños no fuesen criados por sus padres biológicos, sino que, desde el mismo nacimiento, fueran arrebatados de ellos, y entregados al Estado, para ser criados por profesionales en grandes comunas.

Hubo, por supuesto, soviéticos más conservadores que no estaban muy convencidos de esto, presumiblemente porque aún quedaban en ellos los vestigios morales de la Rusia zarista. Lenin, por ejemplo, siempre reprochó a Kollontai su teoría del “vaso de agua”. Y, Stalin (quizás el soviético más parecido a los zares), frente a la crisis de la Segunda Guerra Mundial, apeló a las tradiciones rusas y el valor de la familia como célula básica de la sociedad.

Con todo, aún fuera del bloque soviético, siguió prosperando en algunos rincones el ideal comunista de abolir la familia. En Israel, los kibutz se formaban como comunidades en las cuales no habría propiamente promiscuidad, pero con todo, los niños serían arrebatados de sus padres y entregados al Estado para ser criados comunalmente.

En EE.UU. prosperaron los movimientos del ‘amor libre’. En especial, los hippies defendían un estilo de vida comunitario en el cual todos los miembros adultos de la comuna tendrían actividad sexual entre sí, y los niños de esta comuna no tendrían un padre o una madre en particular, sino que todos los adultos de la comuna serían sus padres y madres.

Estos episodios generan un poco de vergüenza entre los movimientos socialistas y comunistas de nuestra época. Los gobiernos con fuertes inclinaciones socialistas o comunistas, como el de Cuba o Venezuela, mantienen la aspiración de una sociedad sin clases sociales, alcanzable mediante la abolición de la propiedad privada de al menos los grandes medios de producción. Pero, con todo, no dan señales de querer abolir la familia o el matrimonio.

No obstante, vale apreciar que la abolición de la familia y el matrimonio es una propuesta absolutamente coherente con los objetivos del comunismo. Si de verdad se aspira a una sociedad en la que no haya grandes diferencias sociales, los grandes medios de producción no queden en manos privadas, y los individuos estén dispuestos a buscar el bienestar colectivo por encima del individual, entonces la familia y el matrimonio deben desaparecer.

La familia, en primer lugar, atomiza al individuo. Mediante la familia, el niño aprende a distinguir entre los miembros de su familia y los extraños, y esto se convierte en matriz de exclusión. La familia incentiva el privilegio de sólo algunos individuos, por encima del privilegio de todos los miembros de la colectividad. El padre que trae un sueldo al hogar, está dispuesto a ofrecer beneficios económicos a sus propios hijos muy por encima de los niños huérfanos.

En vez de ser criado con todos los miembros de la colectividad, la familia recluye al niño en un espacio reducido, sólo junto a sus hermanos y padres. A partir de entonces, el individualismo del niño se exacerba, pues queda desvinculado de la colectividad. Además, la familia incentiva el apego a la propiedad privada. Mediante la institución de la familia, el niño desarrolla un sentido de propiedad: él es propietario de un padre, un hermano, una madre. Y, de decir: “esa mujer es mi madre”, a decir, “este pedazo de tierra es mi fundo”, hay un trecho muy corto.

Podemos debatir si el comunismo es una buena o mala idea. Quizás podamos criticar al comunismo que es intrínsecamente injusto que el reparto de la riqueza sea absolutamente igualitario (o, en todo caso, como postulaba Marx, que este reparto sea en función de las necesidades, y no de los méritos), pues no todos tenemos los mismos méritos. Quien haya trabajado más, y tenga mayor preparación, debe recibir mejores beneficios. Los comunistas de Europa del Este intentaron que el médico y el enfermero tuvieran los mismos sueldos y los mismos beneficios, pero en aras a una justicia meritocrática, es sensato admitir que el médico debe ganar más y recibir mejores beneficios que el enfermero, pues el médico tiene más méritos que el enfermero.

Pero, ¿tiene más méritos la esposa o el hijo del médico, que la esposa o el hijo del enfermero? Por supuesto que no. El mérito procede de su respectivo padre o esposo, pero no de ellos mismos. Pero, con todo, los hijos y la esposa del médico recibirán mayores beneficios que los hijos y la esposa del enfermero. Esta injusticia procede de la institución de la familia.

Una manera de solucionar esto es aboliendo la institución de la herencia: el médico no tendría oportunidad de dejar su patrimonio a sus hijos o esposa, y con eso, se resolvería la injusticia del reparto. De hecho, tradicionalmente ésta ha sido una de las primeras instituciones familiares abolidas por los sistemas comunistas, e incluso pensadores ajenos al comunismo, como Bertrand Russell, promovieron esta reforma. En Venezuela, la institución de la herencia se conserva, pero ha sido atacada medianamente a través de altos impuestos.

Pero, la herencia deja sin resolver el problema. Pues, la herencia sólo implica el reparto del patrimonio después de la muerte del propietario, pero deja intacto el reparto injusto del patrimonio durante el tiempo de vida del propietario. Y, así, durante la vida del médico, los hijos y la esposa de éste recibirían injustamente más beneficios que los hijos y la esposa del enfermero. Por eso, pareciera, para resolver este problema, no basta con abolir la herencia. Sería necesario asegurarse de que los hijos del médico sean criados en las mismas condiciones que los hijos del enfermero. Para ello, sería necesario abolir la familia y criar a los niños en comunas, e incluso, abolir el matrimonio y asegurarse de que ningún hombre esté vinculado con ninguna mujer en particular, a fin de evitar el reparto injusto de la riqueza.

Esto debería conducirnos a admitir que la familia tiene aspectos negativos, y las protestas de los comunistas frente a la institución de la familia tienen algún grado de legitimidad. Con todo, los proyectos comunistas de abolir la familia generan escándalo, y es comprensible por qué. Contrario a lo que opinaban Morgan y Engels, la antropología demuestra que la institución de la familia es y ha sido universal y, por ende, parece natural a la especie humana. Si bien no necesariamente debemos estar atados a los dictámenes de la naturaleza, parece muy difícil renunciar a la institución de la familia a favor del amor libre y la crianza comunal de los niños.

La abolición de la familia generaría más problemas de los que resolvería. Ciertamente la familia genera exclusión y desigualdad, pero al mismo tiempo, la familia incentiva el cuidado y el apego emocional que la faz anónima de la comuna o el Estado no puede garantizar. La institución de la herencia injustamente concede más beneficios a los hijos del médico que a los hijos del enfermero, pero al mismo tiempo, esa misma institución motiva a que los estudiantes se esfuercen más en ser mejores profesionales, con la esperanza de dejar mayor patrimonio a sus hijos.

Podemos admitir que el Estado o la comuna puedan asumir algunas funciones que antaño estaban reservadas a la familia. La educación primaria, la salud, el cuidado de los niños en guarderías durante las jornadas laborales, etc., son ya asumidas por el Estado en países en los que se ha alcanzado un alto nivel de bienestar social. Y, asimismo, podemos admitir el divorcio o el matrimonio entre homosexuales. Pero, pretender abolir la familia y el matrimonio a favor del amor libre y la plena crianza comunal, a la manera de los movimientos comunistas que he reseñado, es ir demasiado lejos. La familia seguirá siendo la célula de la sociedad, y atentar contra ella es suicida.

4 comentarios:

  1. Muy buenas las reflexiones, sobre un tema bastante difícil y sin respuestas claras de ningún lado (ciertamente, no de psicólogos o antropólogos), pero pienso que así es más exacto: a un tema inconmensurable, respuestas incompletas. Quería acotar con relación a lo que dices de la herencia, que recuerdo que Mahatma Gandhi desheredó a sus hijos, cuando todavía eran niños, para "darles la oportunidad" de que, si él moría en la lucha por la justicia (en ese entonces, en Sudáfrica) ellos pudieran desarrollarse por sus propios medios. Eso de "darles la oportunidad" creo que es o suena tan hipócrita como cuando los jefes en Estados Unidos llaman a un empleado para "dejarlo libre" con sonrisa y todo, cuando lo que están haciendo es que lo botan del trabajo. Parece que los hijos de Gandhi después no estaban muy felices de esa decisión paterna (porque, además, los sacó del colegio británico y los educó él mismo, con pésimos resultados que el mismo Gandhi con toda honestidad reconocía). Gandhi era así: decía que no les dejaba nada a sus sucesores, e inclusive cuando admiradores le regalaban cosas, las repartía o las vendía. Su familia le obedeció generalmente, pero en algunos momentos sabemos que lo odiaron mucho, lo cual no es de extrañar. Desde luego, Gandhi se benefició de ser hijo de una familia medianamente aristocrática (su padre había sido primer ministro de algunos pequeños estados) que le dio educación en un colegio británico, y luego estudió Derecho en la Universidad de Londres... Pudo llegar hasta donde llegó por toda la formación que tuvo (y que negó a sus hijos, junto con su patrimonio). Fue un caso de criterio muy estrecho, debido a las particulares miras morales de su postura, algo que está, por cierto, muy cerca del chavismo, que en esto está mucho más cerca de los hippies que de Vladimir Ilich Lenin o José Visarionovich Stalin. (O sea, es más una tendencia moral-sentimental que una doctrina política: insiste en ir contra el egoísmo, el individualismo, a favor de la "solidaridad" que cacarean a cada rato, compadecerse de los vagos y pobrecitos, "la riqueza es mala", etc.) No sé si me disgusta más ese totalitarismo "light" que ese otro totalitarismo abrupto y franco. Al menos el primero, el chavismo, produce menos muertos puntuales: La revolución cubana ya en dos años había fusilado tanta gente como la que muere aquí en un año por el hampa. Pero el chavismo, con todo lo malo, habrá que reconocerle que aún no ha caído en la locura de mandar a fusilar a nadie. Escribo esto y sé que mis amistades me llamarán traidor enrojecido, pero es la verdad.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por su valioso comentario. Mucho más que Ghandi, la figura que se me viene a la mente en este aspecto es Tolstoi. Él si buscó ser un comunista de verdad: en los últimos días de su vida, desheredó a sus devotos hijos y esposa, y entregó sus riquezas. Los hijos, por supuesto, no estuvieron nada contentos.

    ResponderEliminar
  3. muy byeno tu comentario: lastima que no te gysten todos esos pensadores maravillosos que proscribistes de tu mente :P

    ResponderEliminar
  4. Admitir el divorcio o el matrimonio entre homosexuales, no es inofensivo, es igual un ataque a la Familia, también fundamentada en la teoría del igualitarismo extremo, del género, de una nueva antropología falsa. Saludos

    ResponderEliminar