domingo, 14 de febrero de 2016

La esclavitud en el Islam

Consideremos uno de los aspectos más escandalosos del derecho musulmán, pero de los menos conocidos en Occidente: la esclavitud. Antes de la inmigración musulmana a América y Europa en las últimas décadas, uno de los grandes promotores del Islam en Occidente fue el negro norteamericano Malcolm X y su Nación del Islam. En realidad, este movimiento resultó ser bastante distinto al Islam convencional (aunque, al final de su vida, Malcolm X se inscribió en el Islam tradicional). Pero en la época de la segregación racial en EE.UU., y durante el movimiento de los derechos civiles, Malcolm X quiso convencer a los negros norteamericanos de que el Islam, a diferencia del cristianismo, sería una religión liberadora para ellos. Pues, en el Islam, decía Malcolm X, no hay espacio para el racismo, y nunca hubo esclavitud.
            Esto es doblemente falso. Mahoma dio buen trato a sus esclavos, y él y sus colaboradores liberaron a algunos; entre ellos, Bilal, un esclavo negro de origen etíope, que se convirtió en una persona muy cercana a Mahoma, y terminó por ser el primer almuecín (el que hace el llamado a la oración desde la mezquita). Pero, Mahoma no pronunció ni una sola frase en contra de la institución de la esclavitud, y de hecho, mantuvo esclavos hasta el final de su vida.

            Todas las escuelas jurídicas islámicas admiten la licitud de la esclavitud; en principio, sólo se puede esclavizar a no musulmanes, pero en la práctica, esto se incumplió frecuentemente. Y, el número de esclavos en la civilización islámica fue grande. Hubo un lucrativo comercio de piratas magrebíes que azotaban las costas europeas y capturaban a cristianos para esclavizarlos y luego pedir rescate por ellos (una de esas víctimas fue Cervantes). También hubo esclavitud militar: los mamelucos del califato abasida, y los jenízaros del imperio otomano, eran soldados esclavizados. 
Los historiadores aún discuten si la trata de esclavos de África hacia América por parte de negreros europeos, fue mayor que el comercio de esclavos africanos hacia distintas regiones del mundo musulmán. No hay consenso al respecto. Pero, es un hecho indiscutible que, hasta el propio siglo XX, desde la isla de Zanzíbar y zonas vecinas, hubo un comercio muy activo de esclavos negros destinados al imperio otomano y otras zonas del mundo musulmán.
            Al común de la gente le cuesta creer esto, pues ven mucha población negra en países como Brasil, Jamaica, Venezuela, EE.UU. y Cuba (naciones que recibieron esclavos africanos), pero no se ve lo mismo en países como Irak, Turquía o Jordania. En parte, esto es debido a que, a diferencia de la esclavitud negra en América, en el mundo musulmán no se utilizaron los esclavos para la producción económica. Eran más bien empleados en labores domésticas; los hombres como eunucos, las mujeres como compañeras sexuales (vale recordar que, en el derecho islámico, el sexo con esclavas no se considera adulterio).
La castración generaba altísimas tasas de mortalidad (y por supuesto, no permitía a los eunucos reproducirse), de forma tal que los esclavos negros casi no dejaron descendencia. Y, la descendencia de las esclavas fue diluida con los genes de los amos de piel más clara, de forma tal que no es tan habitual ver poblaciones de piel tan oscura en los países musulmanes fuera de África. Con todo, quedan algunas comunidades de descendientes de esclavos negros en Irak, Irán y Jordania. Y, tenemos muchas noticias de rebeliones de esclavos negros en países musulmanes, la más notoria, la de Zanj, en el califato abasida en el siglo IX.
En su discurso de despedida, Mahoma enfatizó mucho el igualitarismo entre blancos y negros. Y, en las fuentes de la doctrina islámica, no hay nada que avale el racismo. Pero, la magnitud de la esclavitud negra fue tal en el mundo musulmán, que en la práctica, en la civilización islámica sí persistieron muchas actitudes racistas. Por ejemplo, la palabra árabe para esclavo, “abd”, también terminó por significar “negro”. Y, frecuentemente es empleada con un sentido muy peyorativo (como “negrata” en castellano, o “nigger” en inglés).
Si bien las escuelas tradicionales del derecho islámico aceptan la licitud de la esclavitud, al menos formalmente, hoy ningún país musulmán tiene esclavos. Pero, el fin de la esclavitud en el mundo musulmán se debió casi enteramente a la presión del colonialismo europeo, y no se dio sino hasta entrado ya el siglo XX. Así pues, muy a regañadientes, los países musulmanes derogaron la esclavitud.
Y, si bien ninguna legislación contemporánea la contempla, en varios países musulmanes sigue habiendo esclavos en grandes números. Mauritania, por ejemplo, tiene un grave problema con el control de la esclavitud. Asimismo, muchas de las obras que se están construyendo en Qatar para el mundial de fútbol de 2022, se hacen con trabajadores en condiciones de semi-esclavitud (suelen ser trabajadores extranjeros que han llegado a Qatar engañados, se les retiene su pasaporte, no se les permite regresar a sus países de origen, y deben trabajar en condiciones paupérrimas). No estaría mal plantear un boicot de ese mundial, pero lamentablemente, Occidente prefiere bailar al son qatarí en función de su petróleo.

El despertar del integrismo musulmán en las últimas dos décadas ha traído consigo una nueva reconsideración de la esclavitud, por parte de los juristas más conservadores. No es un tema superado en el Islam, como sí lo es en Occidente. La reimposición formal de algunos modos de esclavitud por parte del Estado Islámico del Levante e Irak, debería servir como recordatorio de que las reformas hacia la moderación en el mundo musulmán no suelen ser duraderas, y que continuamente es necesario fortalecerlas.

5 comentarios:

  1. Hay personas que dicen que la biblia esta pasada de moda por hablar de la esclavitud. Creo que no estan al tanto de la realidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No entiendo bien lo que quieres decir. En todo caso, la Biblia si avala la esclavitud, y eso es reprochable

      Eliminar
    2. No entiendo bien lo que quieres decir. En todo caso, la Biblia si avala la esclavitud, y eso es reprochable

      Eliminar
  2. Como que este artículo, en cierto sentido refuta la idea poscolonialista que la dominacion en base a la raza nació de Europa y que todo el resto del mundo fue víctima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta cierto punto, sí. La trata negrera en el mundo musulmán no fue tan dura como la trasatlántica, pero sí duró más, y hubo más resistencia a la abolición. El criterio racial no fue tan relevante como en la trata trasatlántica, pero los mercaderes árabes sí fueron los pioneros en asignarle una dimensión racial a la esclavitud, mucho antes de que a los europeos se les ocurriera hacerlo.

      Eliminar