sábado, 30 de enero de 2016

La distorsión medieval de Mahoma

            En la reconstrucción histórica de la vida de Mahoma, hay una dificultad especial: es uno de los personajes más envilecidos de la historia. El choque de las civilizaciones no es reciente. Desde sus propios inicios, la civilización islámica miró con recelo a la Europa cristiana. Y, resultó inevitable que la Europa cristiana también viera con recelo a los musulmanes.
            Así, desde muy temprano, en Europa empezaron a aparecer distorsiones de la vida de Mahoma. Al principio, se creía que Mahoma era un hereje del cristianismo (como tantos otros que aparecieron en el imperio bizantino, apenas unas décadas antes del nacimiento de Mahoma). Pero, a medida que los musulmanes iban avanzando en sus conquistas, las acusaciones contra Mahoma fueron subiendo de tono. Desde el siglo IX, autores como Álvaro de Córdoba empezaron a decir que Mahoma era el anticristo. Pedro el Venerable, en el siglo XII, modificó esta acusación, diciendo no que Mahoma era propiamente el anticristo, sino su precursor, y que además, era el heredero de Arrio, el hereje del siglo IV que había negado la divinidad de Cristo (el Islam, si bien considera a Cristo un profeta, no lo considera divino).

            Se empezó a decir que Mahoma no había muerto en el 632 (como informan las fuentes convencionales), sino en el 666, el número de la bestia. Dante (quien, irónicamente, incorporó muchas imágenes de la literatura islámica en la Divina comedia), ubica a Mahoma en el infierno. Al Profeta se le empezó a llamar “Mahound”, en señal de desprecio. Y, pronto, se asumió que Mahound era en verdad un demonio adorado en las tierras orientales.
A los templarios (la orden militar que surgió durante las cruzadas) se les acusó de rendir culto al demonio Bafomet: la semejanza de ese nombre con “Mahomet” (una versión afrancesada del nombre de Mahoma), y el hecho de que los templarios habrían estado en contacto con los musulmanes durante las cruzadas, hace bastante probable que ese demonio fuese identificado con el propio Mahoma por los acusadores.
            Los musulmanes de por sí ya son muy sensibles con su Profeta. Y, naturalmente, frente a todos estos golpes bajos que venían desde Occidente, se hicieron aún más sensibles frente a cualquier retrato negativo de Mahoma. Esto ha complicado los intentos por hacer una semblanza biográfica de Mahoma. Pues, cuando un historiador objetivamente examina la vida del Profeta, y destaca muchos de los aspectos sombríos de su vida, inmediatamente saltan muchos musulmanes (y, en fechas más recientes, también muchos occidentales que se sienten culpables por las distorsiones del imperialismo) a decir que hay una larguísima historia de envilecimiento de Mahoma, y que cualquier retrato desfavorable forma parte de ese historial de distorsión e islamofobia.
            Hay que poner las cosas en su sitio. Mahoma no fue ni el anticristo ni un demonio. Pero, tampoco fue el mensajero que recibió revelaciones de Dios. Los musulmanes llaman a Mahoma el “hombre perfecto” (al insan al kamil) y un “modelo excelente de conducta” (uswa hasana). Esto es una desfachatez. Mahoma tuvo virtudes. Se preocupó por los más desvalidos de su entorno, y obviamente, tuvo un gran talento para la organización política y militar. Pero, también tuvo muchísimos defectos, al punto de que, si bien en un inicio pudo él mismo haber creído recibir revelaciones divinas, luego las utilizó muy convenientemente para satisfacer sus placeres mundanos.

Los musulmanes insisten en que ellos sólo adoran a Dios, y que Mahoma no es más que un profeta. Por ello, resienten que se les llame “mahometanos”. Pero, francamente, la forma en que tratan de proteger a Mahoma frente a la menor crítica, hace pensar que, en realidad, Mahoma es casi un dios para ellos. Así como Mahoma tumbó los ídolos de la Kaaba cuando volvió a La Meca, nosotros, las personas racionales a quienes nos importa la verdad histórica, deberíamos tumbar el ídolo de Mahoma, y entender su vida objetivamente como fue. Tras hacerlo, una persona racional tendrá que llegar a la conclusión de que este hombre no recibió ninguna comunicación divina, y que no es ningún modelo para el siglo XXI.

5 comentarios:

  1. Hola Gabriel. Hay un pequeño dato que dices al revés que, si lo inviertes, daría más fuerza a tu argumento: Jesús si fue divino para el Corán!! (a diferencia de los judios). El Corán dice varias cosas de Jesús que lo ponen muy por encima de Mahoma!: 1. Si un musulmán no está entre musulmanes y tiene un duda coránica, que la pregunte a los cristianos, puesto que son revelaciones similares . 2. Jesus no murió sigue vivo (Mahoma sí que murió y punto). 3. La santidad de la madre de Jesus no la tiene nigua familiar de Mahoma. 4. Jesús aparece mencionado casi 4 veces más que el propio Mahoma (Muhammad) por su nombre en el Corán. Deberían hacerse cristianos y no matarlos en Palestina, Siria e Irak :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevas razón en casi todo. Pero, un musulmán se resentirá mucho si le dices que Jesús es divino para el Corán, pues ellos asumen con mucha vehemencia el monoteísmo. Es cierto que el Corán lo pone muy por encima de mucha otra gente (incluso, podríamos decir, del propio Mahoma, aunque los musulmanes jamás lo aceptarían), pero el propio Corán dice que Jesús NO es divino: "El Mesías, hijo de María, no es más que un enviado" (5:75).

      Eliminar
  2. La existencia de Mahoma puede comprobarse históricamente,la de Jesús no.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 1. La existencia de jesus si es comprobable, bajo muchos criterios. Los expongo en mi libro "Jesucristo vaya timo".
      2. Si bien acepto la existencia de mahoma, debe reconocerse que no es tan fácil de comprobar históricamente. Y, si lo comparamos con Jesus, se debilita aun mas. Los evangelios se escribieron 40 años después de su muerte. En cambio, la primera semblanza biográfica de mahoma, la de ibn ishaq, aparece mas de 120 años después de la muerte de mahoma.

      Eliminar
  3. TeethNightGuard is selling precise fitting and highest quality custom made teeth protectors.

    ResponderEliminar