miércoles, 4 de septiembre de 2013

¿Es justa una intervención en Siria?



            Hay dos tipos de oposición ideológica a la intervención militar occidental en Siria: una es idiota, la otra es inteligente. La idiota se ampara en un profundo sentimiento anti-occidental: toda acción militar armada es y ha sido condenable. Quienes esgrimen este argumento, suelen invocar el principio de soberanía (de formulación occidental, valga añadir) que quedó establecido en el tratado de Westphalia en el siglo XVII: cada nación es soberana, y ningún país tiene derecho a inmiscuirse en los asuntos internos de otro país.
 
            Esta postura, me parece, es profundamente inmoral. El culto a la soberanía nacional ofrece una gran oportunidad para que los tiranos tengan el camino libre para cometer cualquier tipo de atrocidad dentro de sus territorios, pues se les garantiza que ningún poder ajeno intervendrá para poner fin a sus agresiones internas.
            Para que una guerra pueda estar moralmente justificada, debe contar con una causa justa. Entre los defensores de la doctrina de la guerra justa, ha habido debates en torno a qué constituye una causa justa. Tradicionalmente, la doctrina postula que una causa justa es la respuesta a una agresión: sólo se puede lanzar una guerra si previamente se ha sufrido un ataque. Con esto, se entiende que un país que no ha recibido una agresión no puede atacar a otro país. Pero, desde el siglo XVI, a partir de las obras de Francisco de Vitoria, cada vez más defensores de la doctrina de la guerra justa postulan que, si un gobierno comete actos criminales contra su propia población, sí hay justificación para que otro gobierno (que no ha recibido agresión) intervenga militarmente para poner fin a esos crímenes. Se trata del concepto de “intervención humanitaria”. Obviamente, la “intervención humanitaria” va en detrimento (o al menos debilita) la soberanía: la primera asume el compromiso moral de intervenir para poner freno (o fin) a los abusos de un gobernante contra su propia población; la segunda sirve como cómplice para que el déspota actúe sin ningún tipo de restricciones. En este sentido, es un error oponerse de plano a cualquier intervención militar en los asuntos internos de otro país.
            Pero, por supuesto, no todas las intervenciones militares en otros países están justificadas. Y, en ese sentido, es necesario evaluar bien el escenario, pues podríamos rechazar la intervención en Siria, no bajo el argumento de que debe respetarse a toda costa la soberanía, sino bajo el argumento de que, en esta situación en particular, no están dadas las condiciones morales para una intervención. La doctrina de la guerra justa postula que, además de la causa justa, debe haber una intención justa, una declaración pública y autorizada de guerra, se deben agotar los intentos pacíficos para solventar la crisis, debe haber proporcionalidad en el uso de la fuerza, y se debe tener un grado razonable de probabilidad de éxito.
            En vista de esto, podemos intentar analizar si hay o no justificación para una intervención occidental en Siria. Ciertamente, hay una causa justa. Bashar Al Assad es un dictador ilegítimo y sanguinario, y ha acudido al uso de armas químicas. Hay un intento de propaganda para sostener que esas ramas químicas no han sido empleadas por el régimen sirio, sino que han sido empleadas por EE.UU. e Israel, para así justificar una invasión. Soy muy escéptico de estas teorías de conspiración, y creo que el uso por parte de Assad ha estado bastante bien documentado. Hay documentación que sugiere que empresas británicas y norteamericanas han colaborado con Siria en la venta de materiales para armas químicas. Eso ciertamente es moralmente objetable, pero ello no impide que los gobiernos de las potencias occidentales preparen una intervención humanitaria. Tampoco es un argumento de peso postular que EE.UU. ha usado armas químicas en el pasado (un hecho innegable): el hecho de que un país las usó anteriormente no justifica que otro país las use ahora.
 
            No es del todo claro que las potencias occidentales tengan una intención justa en esta intervención militar. Siempre ha habido intereses occidentales no humanitarios en esa región colmada de petróleo. Pero, al menos en el derecho internacional, se ha prescindido del requisito de la “intención justa”, pues es notoriamente subjetiva. ¿Cómo saber si Barack Obama quiere ganar más petróleo o genuinamente salvar vidas? No estamos dentro de su cabeza como para saber. Sólo podemos juzgar las acciones (no las intenciones), y en este caso, las acciones son muy claras: Bashar Al Assad está masacrando a su pueblo con armas químicas.
            Las vías pacíficas para la solución ya se han agotado. Bashar Al Assad es un personaje desprovisto de confianza. En 2001, en la llamada “primavera de damasco”, prometió reformas, y éstas nunca llegaron. Se ha tratado por medios pacíficos encontrar una solución al conflicto, pero es obvio que con Assad no se puede negociar.
            Y, hay altas probabilidades de éxito. Las intervenciones militares de EE.UU. no son siempre garantía de triunfo (Vietnam es un recordatorio de esto), pero es previsible que, si intervienen, el régimen de Assad caerá y la operación será exitosa.  
Con todo, probablemente el punto más contundente en contra de la justificación moral de la intervención en Siria es su ausencia de declaración por parte de una autoridad competente. Tradicionalmente, los defensores de la doctrina de la guerra justa consideran que es suficiente la declaración por parte del gobierno legítimo del país que se prepara a conducir la guerra. Pero, precisamente en detrimento de la absoluta soberanía de cada país, se creó la Organización de Naciones Unidas, y su Consejo de Seguridad, y si bien estos organismos son aún muy débiles (las relaciones internacionales siguen siendo una anarquía), su función es precisamente ésa: tomar decisiones en conjunto respecto a intervenciones militares. Si EE.UU. o el Reino Unido actúan unilateralmente sin la aprobación del Consejo de Seguridad, la ONU habrá perdido su razón de ser. Ciertamente Rusia y China parecen jugar por sus propios intereses, y claramente no les importa que en Siria se cometan crímenes. Pero, sería peor la actuación unilateral por parte de EE.UU. y el Reino Unido. Si Rusia y China persisten en esa actitud, debería plantearse en un futuro la disolución del Consejo de Seguridad, pero por ahora, es necesario acatar su autoridad.
             Asimismo, el cálculo de la proporcionalidad es complicado en esta intervención. Ciertamente, EE.UU. ha desarrollado tecnologías militares (especialmente los drones) que permiten el ataque minucioso de objetivos militares, minimizando las bajas civiles y colaterales. Probablemente como en ninguna otra guerra del pasado, la capacidad técnica para la proporcionalidad en las operaciones militares está garantizada. El problema, no obstante, es que debe preverse qué ocurrirá si el régimen de Bashar Al Assad es derrocado con la ayuda norteamericana.
Muy probablemente, vendrá un escenario mucho peor que el actual. La oposición siria es una amalgama de islamistas de diversa procedencia, así como influencia turca, saudita y qatarí. Es previsible que, al caer el régimen de Bashar Al Assad, continúe una disputa sangrienta en el reparto del botín, y el número de víctimas exceda al número de muertos atribuibles al propio Assad. La situación es comparable con el derrocamiento de Saddam Hussein: no hay duda de que se trataba de un dictador sanguinario, pero ciertamente, en el Irak de hoy hay menos estabilidad y mueren más víctimas que en el Irak de la época de Saddam. En este sentido, un cálculo utilitarista debería conducirnos a seleccionar el mal menor, y me parece que, dada la situación caótica de los rebeldes sirios (así como su complicidad con los movimientos islamistas), Bashar Al Assad es el mal menor.
Así pues, hay justificación para oponerse a la intervención occidental en Siria, pero no por los motivos idiotas de los occidentófobos que invocan la soberanía nacional a toda costa. Ha habido intervenciones militares justas en el pasado. La intervención militar en Rwanda pudo haber evitado el genocidio, y fue inmoral no intervenir. Los ataques aéreos a Serbia por su agresión contra los bosnios y los kosovares tuvieron suficiente justificación, y fueron un éxito moral. Pero, fueron un éxito moral, precisamente porque era previsible que la situación post bellum sería más favorable. No es claro que ocurra lo mismo en Siria, y por eso, es prudente abstenerse de una intervención armada en estos momentos.

11 comentarios:

  1. Creo que usted esta defendiendo una imposición en la cual usted mismo se da de cuenta de los resultados y una imposición "democrática" a sangre y fuego no es lo mas viable. Además, lo de los cohetes químicos no es mas que un pretexto del cual los rebeldes quieren mas la guerra y se esta asesinando civiles a manos de ellos, convirtiendo a Bashar en algo fácil de demonizar. No señor: aquí es que vamos a presenciar el camino a una tercera guerra mundial en la cual usan a la democracia como a una prostituta del cual violar y ampararse. Me gustaría un debate sobre eso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no estoy defendiendo una imposición. Estaría defendiendo (y, en el blog explico que en el caso de Siria no lo hago) una "intervención humanitaria" que busca poner fin a un exterminio masivo de civiles con armas prohibidas por el derecho internacional. La justificación para la intervención no es imponer la dmeocracia a sangre y fuego, sino poner fin a los crímenes de guerra que se están perpetrando.
      Ud. obviamente participa de una teoría de la conspiración (del mismo calibre que las teorías conspiranoicas sobre los judíos, los masones o los reptilianos), al creer que las armas químicas han sido empleadas por los propios rebeldes sirios, en vez de por el régimen de Assad. Assad se ha demonizado él mismo, no solamente con el uso de armas químicas, sino con su ilegitimidad como gobernante (prometió elecciones y reformas en el año 2001, y no ha cumplido nada). Estoy abierto al debate que Ud. proponga.

      Eliminar
  2. A ver pongamos las cosas en su lugar:

    Estados Unidos tiene una visión de democracia que se contradice a si misma y tal contradicción es util para el sistema oligarquico global. Para mi, ya hay indicios de que los rebeldes no solo atacan a los civiles sino que los gasean. la misma pendejada de demonización empleada en Gadafi, donde hubo incidentes confusos y con contenidos de melodrama para hacernos creer tal engaño y que pasó luego: la OTAN y no el gobernante que después fue asesinado (porque no hubo juicio justo), fue que bombardeó a los civiles libios y cuando los enemigos lelkgaron al poder entregaron todo a Occidente para hacer difícil la vida. estas cosas no son conspiración como lo pretende el sistema, son realidades causadas por los designios de este ultimo

    Respecto a Siria: como es que despectivizas a aquellos que dicen la verdad tildando de idiotas y ensalzar de inteligentes a aquellos que defienden los intervencionismos? Que estan dejando los rebeldes? Democracia? La primavera que usted defiende los va a librar de supuestos dictadores a las cuales ellos contuvieron la real amenaza creada por el oligarquismo llamado AlQaeda? Siria ha atacado otro pais como para merecerse una intervención? Acaso la malllamada "comunidad internacional" tiene la autoridad para arrogarse de los destinos de Siria? Esas son los interrogantes.

    Rebato a continuación un parrafo que a la luz de la realidad es ofensivo y hace apologia a la mentira: "Y, hay altas probabilidades de éxito. Las intervenciones militares de EE.UU. no son siempre garantía de triunfo (Vietnam es un recordatorio de esto), pero es previsible que, si intervienen, el régimen de Assad caerá y la operación será exitosa". Sobretodo en su ultima parte. Estados Unidos ya militarmente esta desgastado a pesar de su tecnologia. Los dramaticos acontecimientos en Libia justifican las consecuencias de lo que se viene a continuación: una imposición que no traerá la democracia sino la Sharia, crearía un potencial enemigo a las puertas de Israel, Libano y Chipre sin mencionar lo que pase con Iran. El gobierno de Libia solo controla unas manzanas de Tripoli y el resto esta partido en pedazos, cosa que en Siria efectivamente pasará tal despedazamiento. Solo el pueblo de Siria que lo apoya sabe que hacer con Assad, puesto que ya las victimas sienten mas odio por los rebeldes gracias a sus acciones. Ahi no hay mal menor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 1. Ud. sigue defendiendo la teoría de la conspiración sin pruebas; hasta que Ud. no aporte pruebas que respalden sus alegatos, en realidad no tengo mucho más que agregar sobre este tema.
      2. Me expreso despectivamente de aquellos que se cierran de antemano ante la moralidad, legitimidad y legalidad de la intervención humanitaria, como es su caso. Me da la impresión de que Ud. no conoce los fundamentos de la doctrina de la guerra justa (a partir de la obra de Vitoria o Hugo Grocio, entre otros); ahí se ofrece una fundamentación muy sólida y detallada de la justificación de las intervenciones. Ud. parece defender a toda costa la soberanía de cada pueblo, y se niega a aceptar la posibilidad de que la comunidad internacional intervenga en los asuntos de otro país, pero tal como he argumentado en el blog, ésa es una posición profundamente inmoral, pues se hace cómplice de la brutalidad de cada dictador, bajo la excusa de que cada pueblo tiene su propia soberanía. Siria no ha atacado a otro país, pero ha atacado a sus propios civiles, y eso sí constituye una causa justa para la intervención militar. Bajo su mismo criterio, la comunidad internacional hizo bien en no intervenir en Rwanda, lo cual es una postura sumamente lamentable y peligrosa. La comunidad internacional sí tiene el derecho de arrogarse el destino de Siria, y el del cualquier país en el cual ocuura violaciones graves de derechos humanos, o se utilicen tácticas militares severamente condenadas por el derecho internacional. Para eso se creó la ONU y su Consejo de Seguridad.
      3. No veo dónde está lo ofensivo en afirmar que EE.UU. tiene alta capacidad militar. Por razones que expongo en el blog, yo no favorezco esta intervención en particular, y estoy de acuerdo con Ud. en que, una intervención empeoría las cosas. Pero, con todo, el régimen de Assad sigue siendo un mal (aunque, admito que es el mal menor frente a los rebeldes), pues Assad ha dado claras señales de ser un dictador sanguinario.

      Eliminar
  3. Mire, aqui partamos divergencias:
    1. Si la comunidad internacional tiene ese supuesto derecho y ademas pretendido (pues el sistema oligarquico lo controla), porque entonces no ha intervenido en lso paises con crisis económica, en la cual las poblaciones que protesta las reprime. Bahrein tambien es otro caso de la mal llamada "primavera árabe" y si se supone que es "democratica", es que en realidad los que manejan el mundo usan la democracia para su acomodo, no para darnos progreso a la masa de humanidad que aun tiene necesidades. Por ello, esos cambios deberían operarse inicialmente en países con monarquías absolutas como los de la peninsula aràbiga. En el caso de Siria, perfectamente se quiere realizar una imposición (del cual en su país Venezuela también se esta gestando con Henrique Capriles), cosa que usted abiertamente niega y del cual quiere acusarme de cómplice de genocidio (ademas si lo desea puede denunciarme ante la corte penal internacional). Eso mismo debió hacerse en Camboya, Chechenia, Argentina, Chile, Colombia y Yugoslavia con esas "intervenciones".

    2. usted vuelve a decir que todo es conspiración y sin pruebas, pero al tiempo defiende el sistema oligarquico, del cual manipula a traves de todos los canales de comunicación y se mueve en todas las esferas a nivel mundial, sin mencionar que estamos en curso de un gobierno mundial de caracter totalitario usando las Naciones Unidas y los organismos que promueven la economía neoliberal.

    3. Yo me atrevo y prefiero defender la soberanía de Siria y que el mismo pueblo decida que hacer con Assad, pero dudo que él hizo todos los ataques a su gente. Por ello, imponer la democracia occidental por la fuerza es demasiado inmoral y propenso a sus fallas. Ya he citado el caso de Libia y cuento ademas que los que desalojaron a Gadafi del poder, ahora condiciona la democracia para excluir a los vencidos (que son el grueso de la población) para seguir con su regimen de terror.

    4. Sobre la guerra justa de eso se vale el Sistema oligarquico global para implantar sus valores ala fuerza y a través de terceros. Unicamente se funcionó bien para con Irak en 1990.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 1.1. Para intervenir militarmente en otro país, debe haber una violación sistemática de derechos humanos. Reprimir una marcha violentamente no es suficiente para justificar una intervención (acá en Venezuela Chávez muchas veces reprimió violentamente marchas estudiantiles, pero eso no justificaría una intervención). Ud. tiene razón en que la aplicación del criterio ha sido inconsistente, y que se ha debido intervenir en otros países (en Camboya sí intervino Vietnam), pero eso no es motivo para rechazar cualquier intervención, es motivo para reprochar a las potencias occidentales no haber intervenido en otros escenarios (como el de Rwanda); pero, en todo caso, habría que evaluar si, en aquellos escenarios, no habría otras justificaciones para no intervenir, a partir del criterio de proporcionalidad (el mismo criterio al cual yo apelo para no justificar la intervención en Siria).
      1.2. Nuevamente entra Ud. en el juego conspiranoico, al acusar a Capriles de gestar una intervención militar extranjera, sin aportar la menor prueba. Es difícil mantener un diálogo serio, si Ud. sigue invocando teorías de la conspiración sin ningún fundamento. Es prácticamente como intentar dialogar con quien acepta como documento real "Los protocolos de los sabios de Sion".
      2. Ud. está bastante confundido con los términos "neoliberal" y "totalitario". El "neoliberalismo", por definición, defiende libertades (de todo tipo, no sólo económicas), en vista de lo cual, es incompatible con el totalitarismo (el cual, por definición, es un EStado que regula todos los aspectos de la vida cotidiana, y suprime las libertades). Sugiero que se informe un poco mejor sobre estos términos antes de emplearlos erróneamente. Respecto al "gobierno mundial", la ONU ha sido notoriamente débil, de forma tal que es un exabrupto postular que se acerca a ser un gobierno mundial. Y, en todo caso, la conformación de un gobierno mundial representativo de todo el planeta es un objetivo perfectamente loable, tal como Kant ideó este proyecto en "La paz perpetua".
      3.1. A Gadaffi lo tumbaron y ejecutaron (injustamente, concedo) los rebeldes. Ciertamente tuvieron alguna ayuda foránea en el conflicto, como también la tuvo la República española durante la guerra civil (ayudada por los soviéticos), Bolívar durante la guerra de independencia (ayudada por los británicos), o las FARC (ayudada por los cubanos). No hay impedimento legal o moral para ofrecer ayuda militar a un grupo que esté inmerso en un conflicto, siempre y cuando se ampare en el ius ad bellum, o en el derecho a la rebelión.
      3.2. Es muy lamentable que Ud. prefiera defender la soberanía de un país, aun si el gobierno de este país comete todo tipo de atrocidades. Bajo su criterio, las potencias occidentales hicieron bien en respetar la soberanía de Rwanda. Eso es una monstruosidad moral que yo, sencillamente, no puedo aceptar.
      4. Me da la impresión de que Ud. no sabe qué es la doctrina de la guerra justa. Le informo brevemente: es un conjunto de doctrinas filosóficas que, desde la antigüedad, ha tratado de delinear cuándo es justo luchar en una guerra, y cuál es la conducta que debe mantenerse durante la guerra. Si Ud. opina que sólo la guerra de Irak ha sido justa en toda la historia de la humanidad, obviamente desconoce los fundamentos de la doctrina de la guerra justa. Sugiero que se informe un poco mejor, antes de emitir una opinión tan peregrina. En mi blog encontrará algunos artículos que explican algunos aspectos de esta doctrina.

      Eliminar
  4. Otra vez las divergencias:

    1. No soy partidario de la mal-llamada "guerra justa", ya que ninguna lo es y todo apunta por conseguir intereses, no soluciones. Excepto por unos casos como Vietnam contra Camboya, Los Aliados contra los nazis e Iraq en 1990, toda guerra es el medio para que las potencias hagan de las suyas, incluso en conflictos armados. No hay ni siquiera resoluciones internacionales que aprueben una guerra de liberación contra las tiranías que dañen a los civiles. Prefiero no basarme en opiniones que en esencia, vengan del sistema oligarquico (SOG).
    2. Hablando de monstruosidades, ¿porque no se denunció en su momento los monstrousos crimenes de las FARC y de las Autodefensas Unidas de Colombia? ¿les conviene un silencio? ¿Porque no se denunció los crimenes de la OTAN en Libia desde 2011 y el del ejercito gringo en Iraq desde 2003? ¿porque(ya que se concentra en Bashar) no se esta denunciando los crimenes de los rebeldes en Siria?
    3. Ha habido una equivocación de su parte al defender el neoliberalismo y trata de desconocer las consecuencias de su implantación y desarrollo y más con su relación con las dictaduras totalitarias en el Cono sur y los gobiernos supuestamente democraticos (en realidad pseudodemocratas, manejados por el sistema) en Colombia Reino Unido y mas recientemente España, Italia y grecia. Hoy gracias a ello, se ha beneficiado mas los ricos y perjudicado a las mayorías, en las cuales éstas no deben haber pagado el costo de una crisis económica, prestamos impagables y leoninos, los TLC y las privatizaciones.
    4. No soy partidario de un gobierno mundial mientras este el sistema oligarquico que gobierna "de facto" y que ahora lo este desarrollando en medio de la crisis y mantenga las mismas cosas de un estado como USA o reino Unido. Para que lo haya, debe ser de representación de los pueblos y una constitución que respete su autodeterminación, el manejo de la ciencia, saber, medio ambiente y economía, pero como estan las cosas, un gobierno mundial manejado por el sistema mencionado es un peligro en si mismo para la humanidad.
    5. Lo "conspiranoico" como lo define, es un juego que crea el mismo sistema con el fin de que se impida ver otras realidades que se tratan de ocultar con el fin de que nos aferremos al del que se predica en el SOG. Las cosas no ocurren porque sí, sino que debe haber un motivo y la historiografía y la mass media, en su información no la trae completa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo, nos estamos desviando demasiado del tema, al conversar sobre Capriles, la oligarquía, y otras cosas. Regresemos a lo elemental. Te pregunto, y espero una respuesta franca y directa: si se desmuestra que Bashar Al Assad sí empleó armas químicas, ¿tú estarias dispuesto a aceptar una intervención foránea (violando así la soberanía)? O, ¿estás dispuesto a defender la soberanía, al punto de que, no importa que un jefe de Estado utilice armas químicas contra su propia población, los propios ciudadanos de esa nación deben resolver sus problemas sin injerencia externa?

      Eliminar
  5. Es una pregunta demasiado tentadora y maniquea para responder, en la cual hasta ahora no hay atisbo de que Bashar haya hecho tal abominable acción y del cual se rece mas en los rebeldes que Occidente suele apoyar y entrenar. Rusia ha advertido a la potencias anglosajonas de que bajo ninguna circunstancia se juegue con candela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vayamos a términos estrictamente formales, sin mencionar nombres. Dicatdor A usa armas químicas contra población civil indefensa controlada por rebeldes B. ¿Debe haber una intervención militar foránea, o debe respetarse a toda costa la soberanía?

      Eliminar
  6. Order a professional Sparkling White Smiles Custom Teeth Whitening System online and SAVE BIG!
    * Up to 10 shades whiter in days!
    * Professional Results Guaranteed.
    * As good as your dentist.
    * Same strength Teeth Whitening Gel as dentists use.

    ResponderEliminar